Diferencias entre asistencialismo, filantropía y caridad

Fecha de publicación: 19 agosto 2019

Al referirnos a las acciones de promoción social de las personas materialmente necesitadas, muchos confunden el significado de las palabras asistencialismo, filantropía y caridad, utilizándolas indistintamente. Sin embargo, estos tres conceptos tienen diferencias significativas y es importante que la comunidad vicentina las tenga muy claras, con el fin de evitar interpretaciones erróneas.

El asistencialismo (palabra latina que significa «estar juntos», «ponerse al lado») proviene de la palabra asistencia, que significa acto o efecto de asistir. Así, el asistencialismo es el conjunto de acciones tomadas por una persona o grupo a favor de otros, con el fin de proporcionar protección, apoyo, asistencia, ayuda, socorro. El término asistencialismo tiene un sentido un tanto negativo entre nosotros, pues algo que caracteriza específicamente el asistencialismo es el no preocuparse por la erradicación de las causas de los males sociales. Como doctrina, el asistencialismo sostiene que no se puede hacer nada, en términos de reformas estructurales, reduciendo toda acción social a la aplicación de paliativos.

La filantropía, palabra de origen griego que significa «amistad por el hombre», tiene más que ver con el humanitarismo, es decir, el amor a la humanidad. El término surgió en el siglo XVIII y se comparó con un tipo de caridad que se juzgaba más esclarecedora, más científica en su modo de actuar, y no inspirada por razones teológicas, sino exclusivamente humanas y sociológicas. Hoy en día, la filantropía tiene un significado casi neutro: el cultivo de acciones humanas en favor de los necesitados y, en un sentido más amplio, un vago interés por los problemas humanos. Es una palabra que se asocia a las personas independientemente de su religión o condición social. Por ejemplo, los clubes de servicio (Rotary, Lions…) desarrollan actividades filantrópicas, es decir, actividades sociales sin dimensión espiritual alguna. En algunos diccionarios, la filantropía es sinónimo de caridad, pero no incluye la presencia de Dios en estas acciones.

En cambio, la caridad es la palabra cristiana que significa amor que mueve la voluntad a buscar efectivamente el bien del otro. La caridad se identifica con el amor de Dios. ¡La caridad es Dios! Hacer caridad o practicar la caridad es tener las mismas actitudes que Dios y realizar las mismas acciones que Dios haría en determinadas situaciones de miseria y pobreza. Es discernir lo que Dios «haría», y hacerlo. Es el don de sí, sin preocuparse por recibir nada a cambio. Es la práctica viva del Evangelio. También significa benevolencia, complacencia, compasión y bondad. Es una de las virtudes teologales, es decir, una de las virtudes que Dios nos ofrece. En muchos casos, la caridad y el amor se confunden y algunos diccionarios utilizan la expresión «amor-caridad» para tratar de aproximarse al verdadero significado de la palabra.

Por lo tanto, podemos concluir que, si el trabajo de promoción humana integral desarrollado por las Conferencias Vicentinas fuese mero asistencialismo o filantropía, no habríamos conseguido tantas gracias y victorias en la asistencia a las familias necesitadas y a tantas personas excluidas de la sociedad, que se pusieron bajo nuestra protección. Nuestra actuación sigue siendo firme gracias a que es una obra de caridad, que implica la dimensión del amor. Aquí radica nuestra diferencia.

Nuestra devoción total a los excluidos, nuestro amor a Dios en la persona del pobre, nuestra dedicación absoluta a la causa del Evangelio y nuestra auténtica obsesión por reducir las desigualdades sociales, sintetizan el aspecto caritativo del trabajo de la Sociedad de San Vicente de Paúl en todo el mundo.

Renato Lima de Oliveira
16º Presidente General de la Sociedad de San Vicente de Paúl

 

Compartir

Boletín

Reciba todas las noticias del Consejo General y de la SSVP suscribiéndose al Ozanam Network, el Boletín del Consejo General Internacional que se publica en 4 idiomas (francés, inglés, español y portugués).

Suscribirse

Lecturas espirituales

Lecturas, reflexiones y relatos personales semanales para profundizar su espiritualidad...

Leer

Leer también

Más lecturas